El mundo de Luto, Despedida a Benedetti


Hace mucho no escribo… la idea era hacer una entrada bastante particular sobre las razones por las que odio ser mujer… sin embargo la vida, como siempre, inesperada, nos vapulea, nos deja sin palabras… y hoy por la mañana, la radio, mientras tomaba unos mates, me dejaba con la boca abierta.

Mario Benedetti se nos fue y no puedo evitar recordarlo… recordar a Mario es como hacer un paseo por un pasado un poco complicado… Leí a Benedetti por primera vez cuando tenía 10 años y transitaba a los 11, fue como un disparador en mi cabeza, la magia de “El soneto de rigor” me llevó a escribir aquellos primeros y tiernos versos de la infancia, que aun guardo con mucho recelo, no solo porque muchas veces uno se averguenza de lo que escribe… sino también porque mis padres siempre dijeron que “ser escritor no te da de comer”

Así, hace 16 años casi 17, comencé a escribir a escondidas, para que no me vieran, para que no me leyeran… al principio por miedo a las reprimendas, después a las burlas…

Tiempo después aprendería a mostrar mis escritos, no siempre los más acertados, los mejor hechos, los mejor escritos, pero si muy mios…

Leer a Benedetti, así como a cualquier poeta o escritor, es mirar un poco en su alma, es abrir una ventana al corazon de esa persona…

Antes de despedirme, les dejo el Soneto Del Rigor que tanto me cambió la vida

Tal vez haya un rigor para encontrarte
el corazón de rosa rigurosa
ya que hablando en rigor no es poca cosa
que tu rigor de rosa no te harte.

Rosa que estás aquí o en cualquier parte
con tu rigor de pétalos, qué sosa
es tu fórmula intacta, tan hermosa
que ya es de rigor desprestigiarte.

Así que abandonándote en tus ramos
o dejándote al borde del camino
aplicarte el rigor es lo mejor.

Y el rigor no permite que te hagamos
liras ni odas cual floreros, sino
apenas el soneto de rigor.

Para él, que ahora nos mirará desde allá arriba, sentado tomando un café con Garcia Marquez y otros grandes…

Siento tristeza en mi corazon
y un vacío profundo ha quedado en mi alma,
te conocí cuando tenía apenas 10 años,
tus sonetos y poemas me llevaban a escribir,
a escondidas de mis padres,
aquello que surgía de mi alma…
Siento que te fuiste pero sin embargo siempre estarás,
mientras mi alma se viste de negro,
en respeto de haber perdido tu presencia corporea,
recuerdo mi pasado y en silencio rindo tributo a tus palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: